La tecnología en las clases

Intentar separar a los jóvenes hoy día de la tecnología en horario de clases es imposible. Cuando el profesor piensa que un estudiante está atendiendo a su clase de Química, en realidad le está enviando un mensaje a un amigo o revisando su cuenta en alguna red social. Pedirle que deje de hacerlo puede funcionar, pero da por seguro que luego de unos minutos volverá a tomar el móvil en las manos y se entregará a la tarea de nuevo.

Es por eso que lo mejor que pueden hacer los profesores es aprender a sacarle partido a la tecnología en sus métodos de enseñanza. Utilizar dispositivos como móviles, tablets y ordenadores para contribuir al desarrollo de las clases es una buena idea. De esta manera podrás despertar el interés de lo jóvenes, sobre todo si se trata de una materia que nos los motiva mucho.

De hecho, recientes estudios han demostrado que los estudiantes de las escuelas donde se combinan los métodos de enseñanza tradicionales con las nuevas tecnologías prestan más atención a las clases que aquellos de centros donde no se hace.

Así que ya sabes, si eres maestro, manos a la obra; y si eres estudiante, pues haz la recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *